Blog

Las 10 Reglas de Composición más Importantes

298 Views0 Comment

No hay reglas fijas en la fotografía, pero hay pautas que a menudo pueden ayudarte a mejorar el impacto de tus fotos.

Puede sonar a tópico, pero la única regla en fotografía es que no hay reglas.

Sin embargo, hay una serie de pautas de composición establecidas que pueden aplicarse en casi cualquier situación, para mejorar el impacto de una escena.

Estas pautas te ayudarán a tomar fotografías más atractivas, dándoles un equilibrio natural, llamando la atención sobre las partes importantes de la escena o guiando el ojo del espectador a través de la imagen.

Una vez que te hayas familiarizado con estos consejos de composición, te sorprenderá lo universales que son la mayoría de ellos.

Los verás en todas partes y te resultará fácil entender por qué algunas fotos “funcionan” y otras parecen simples instantáneas.

 

1 – Regla de los Tercios

Imagina que tu imagen está dividida en 9 segmentos iguales por 2 líneas verticales y 2 horizontales.

La regla de los tercios dice que debes colocar los elementos más importantes de tu escena a lo largo de estas líneas, o en los puntos donde se cruzan.

De este modo, añadirás equilibrio e interés a tu foto.

Algunas cámaras ofrecen incluso la opción de superponer una cuadrícula de la regla de los tercios sobre la pantalla LCD, lo que facilita aún más su uso.

 

2 – Equilibrar los Elementos

Colocar el sujeto principal fuera del centro, como en el caso de la regla de los tercios, crea una foto más interesante, pero puede dejar un vacío en la escena que puede hacer que ésta parezca vacía.

Puedes conseguir una composición equilibrada e igualar el “peso visual” del sujeto principal incluyendo otro objeto de menor importancia para llenar el espacio.

 

3 – Lineas Principales

Cuando miramos una foto, nuestro ojo se siente naturalmente atraído por las líneas.

Si piensas en cómo colocar estas líneas de dirección en tu composición, puedes influir en la forma en que vemos la imagen, atrayéndonos hacia la foto, hacia el sujeto o en un viaje “a través” de la escena.

Hay muchos tipos de líneas: rectas, diagonales, curvas, en zigzag, radiales, etc., y cada una de ellas puede utilizarse para mejorar la composición de nuestra foto.

 

4 – Simetría y Patrones

Estamos rodeados de simetría y patrones, tanto naturales como artificiales.

Pueden dar lugar a composiciones muy llamativas, sobre todo en situaciones en las que no se esperan.

Otra buena manera de utilizarlos es romper la simetría o el patrón de alguna manera, introduciendo tensión y un punto focal en la escena.

 

5 – Punto de Vista

Antes de fotografiar el sujeto, tómate el tiempo de pensar desde dónde lo vas a fotografiar.

Nuestro punto de vista influye enormemente en la composición de nuestra foto y, por tanto, puede afectar en gran medida al mensaje que transmite la toma.

En lugar de disparar sólo a la altura de los ojos, considera la posibilidad de fotografiar desde lo alto, a ras de suelo, de lado, de espaldas, desde muy lejos, desde muy cerca, etc.

 

6 – Fondo

¿Cuántas veces has tomado lo que pensabas que sería una gran foto, sólo para descubrir que la imagen final carece de impacto porque el sujeto se funde con un fondo cargado? El ojo humano es excelente para distinguir los distintos elementos de una escena, mientras que la cámara tiende a aplanar el primer plano y el fondo, lo que a menudo puede arruinar una foto que, de otro modo, sería fantástica.

Por suerte, este problema suele ser fácil de solucionar en el momento de la toma: busca un fondo liso y discreto y compón la foto de forma que no distraiga ni reste protagonismo al sujeto.

 

7 – Profundidad

Dado que la fotografía es un medio bidimensional, tenemos que elegir nuestra composición con cuidado para transmitir la sensación de profundidad que había en la escena real.

Puedes crear profundidad en una foto incluyendo objetos en el primer plano, en el centro y en el fondo.

Otra técnica de composición muy útil es la superposición, que consiste en ocultar deliberadamente un objeto con otro.

El ojo humano reconoce naturalmente estas capas y las separa mentalmente, creando una imagen con más profundidad.

 

8 – Encuadramiento

El mundo está lleno de objetos que constituyen marcos naturales perfectos, como árboles, arcos y agujeros.

Si los colocas alrededor del borde de la composición, ayudarás a aislar el sujeto principal del mundo exterior.

El resultado es una imagen más centrada que atrae la mirada de forma natural hacia el punto de interés principal.

 

9 – Recortar

A menudo, una foto carece de impacto porque el sujeto principal es tan pequeño que se pierde entre el desorden de su entorno.

Al recortar alrededor del sujeto, se elimina el “ruido” del fondo y se garantiza que el sujeto reciba toda la atención del espectador.

 

10 – Experimentación

Con la llegada de la era digital a la fotografía, ya no tenemos que preocuparnos por los costes de procesado de la película ni por quedarnos sin tomas.

Por lo tanto, experimentar con la composición de nuestras fotos se ha convertido en una posibilidad real; podemos disparar toneladas de disparos y eliminar los que no queramos más tarde sin ningún coste adicional.

Aprovecha este hecho y experimenta con tu composición: nunca sabes si una idea funcionará hasta que la pruebas.

La composición en la fotografía está lejos de ser una ciencia, y como resultado todas las “reglas” anteriores deben tomarse con una pizca de sal.

Si no funcionan en tu escena, ignóralas; si encuentras una gran composición que las contradice, sigue adelante y dispara de todos modos.

Pero a menudo pueden dar en el clavo, y merece la pena al menos tenerlas en cuenta siempre que salgas con tu cámara.

Leave your thought